Museo del Juguete

Ubicado en la antigua estación de tren Dénia-Carcaixent.

En la planta baja se halla el centro de Arte con exposiciones temporales (consultar programa en www.denia.net) . En la primera planta se ubica el museo del juguete.

En el museo se expone una amplia variedad de juguetes de la época, que nos muestran la importancia de dicha industria a partir del año 1904.

Juguetes de metal y, sobre todo, de madera caracterizan la producción juguetera de la época, creando desde flota de coches y aviones de pedales y otros ingenios con ruedas, hasta barcos de vela, carros, camiones que reproducen a los grandes del transporte por tierra, cocinas de madera, juego de bolos o anillas, etc.



INTERÉS HISTÓRICO


La primera industria juguetera en Dénia, en el año 1904 estaba dedicada exclusivamente a juguetes de hojalata litografiada, con maquinaria y modelos importados de Alemania. Diez años después, se creó una fábrica de juguete de madera, torneado y barnizado y con primorosos acabados, decorados con apliques metálicos.

En los años veinte, frente al desarrollo del juguete del metal, tomó cuerpo una producción de juguetes de madera que con el tiempo caracteriza el juguete de Dénia.

El juguete de los años 50 era, por excelencia, el juguete de madera. A pesar de la todavía saneada producción de triciclos, bicicletas, coches de pedales o patinetes, con raíces en las primeras décadas del siglo y pese a la lujosa producción de coches de pedales, aviones y tartanas de metal, era la madera y los colores que la acompañan la huella más emblemática que durante estos años alcanzaron memorables cotas de popularidad.

Entre los motivos de los juguetes destacan los barcos de vela, carros tirados por caballos o por el indolente burrito, camiones, etc. Las cocinas de madera, el juego de bolos, el juego de anillas, o los fuertes con cowboys e indios evidencian la riqueza y la diversidad del juguete de madera de Dénia.